¿La diabetes tipo 2 tiene cura?

“¿La diabetes tipo 2 tiene cura?”

Esto le preguntó un paciente a su médico y esto le respondió.

Juan era una persona de 45 años que estaba luchando por bajar unos cuantos kilos de más desde hace algunos años. En la juventud era muy deportista, pero desde que cumplió 30 años se la pasaba sentado en la oficina. Después de llegar del trabajo, ya estaba demasiado cansado como para querer ir al gimnasio. Así que mejor se ponía a ver televisión lo que quedaba de la tarde. Mientras veía televisión se le antojaban cosas como papas fritas. Sus bebidas preferidas para pasar el rato eran las sodas de 1L.

Nunca ha tenido paciencia para preparar comida para él. Así que lo más fácil siempre fue comprar sopas instantáneas y otras comidas que sólo se deben meter al horno de microondas.  También pedía mucha comida rápida a domicilio.

Así fue como poco a poco tuvo que comprarse ropa cada vez más grande. Y de repente ya era 3 tallas más que cuando cumplió 30 años. Además, durante los fines de semana familiares, Juan celebraba con algunas cervezas.

Juan se consideraba sano porque no le dolía nada. A veces un poco de dolor de cabeza o agruras después de comer cosas muy irritantes. De repente se dio cuenta que tenía más sed que de costumbre, pero él pensó que era por el estrés en el trabajo. Por lo mismo comenzó a orinar más, incluso se levantaba en las noches a orinar. El supuso que mientras más sodas tomara, sería normal que tuviera que orinar tanto. Escuchó que orinar mucho podría ser por problemas en los riñones, por lo que decidió ir al médico.

Le ordenaron varios exámenes de sangre y esto es lo que dijo el médico: “Juan tu glucosa en sangre es de 210 mg/dl en ayunas, eso es oficialmente diabetes tipo 2. Te pediremos más exámenes para ver cómo están tus riñones y tu hígado. “ Juan estaba sorprendido y desconcertado. Y dijo: “Pero no me duele nada”. Su médico le explicó que la diabetes no duele. Muchas personas no tienen síntomas y a veces se dan cuenta cuando la enfermedad ya estaba en su cuerpo desde hace varios meses.

Juan hizo una pregunta: “¿La diabetes tipo 2 tiene cura?”. Su médico le respondió lo siguiente: “Si sigues igual, oficialmente no tiene cura, pero es posible controlarla y evitar que avance. Yo tengo muchos pacientes que han logrado revertir la diabetes, pero hicieron muchos cambios. Por ahora debes comenzar a tomar este medicamento. Primero debes bajar de peso y cambiar tu alimentación, así que te enviaré con una nutrióloga.”

Por fin llegó el día de la cita con la nutrióloga. Cuando fue su turno, después de tomar asiento, su primera pregunta fue: “¿La diabetes tipo 2 tiene cura?”. La nutrióloga le respondió: “ Me da mucho gusto que estés motivado en revertir la diabetes que te acaban de diagnosticar. Primero debes bajar de peso, porque la resistencia a la insulina va de la mano con el sobrepeso. Además necesitas cambiar tu forma de comer. Gran parte de lo que te enfermó fue tu estilo de vida y tu forma de alimentarte. He tenido muchos pacientes que siguiendo mis indicaciones han dejado de necesitar sus medicamentos. Pero primero debes comenzar con los primeros cambios que te voy a enseñar. También vamos a apoyar a tu cuerpo con algunos nutrientes”.

La nutrióloga estaba preparada en suplementación nutricional, es decir que sabía elegir los suplementos o nutrientes que pueden servir de apoyo según cada problema de salud. Después de medir, pesar y hacerle varias preguntas a Juan, creó un plan de alimentación para él. También le explicó que este plan de alimentación no es una dieta, es un nuevo estilo de vida y alimentación que debe seguir. El plan de alimentación que le creó incluía algunas de estas sugerencias:

  • Elimina todo tipo de bebidas azucaradas como sodas, té helado y jugos envasados
  • Evita productos ultraprocesados, es decir productos enlatados o congelados ya preparados
  • Evita harinas refinadas como pan blanco, galletas, bollos
  • Evita alimentos fritos o empanizados, prefiere al vapor o a la plancha
  • Come vegetales con todas tus comidas
  • Regula el consumo de carne roja a 3 veces por semana
  • Que tu alimentación sea principalmente a base de vegetales verdes
  • Toma agua natural sin sabor
  • Realiza ejercicio intenso por lo menos 30 minutos a la semana. Camina diariamente aunque sea 20 minutos.

Además, la nutrióloga le recomendó 3 suplementos para apoyar todos los cambios de Juan.

El primero fue el ácido alfa lipoico. A este nutriente también se le llama el antioxidante universal. En Alemania existe de forma intravenosa, es decir que se aplica por las venas. Pero ella mejor le recomendó el ácido alfa lipoico de Lebcell.  Su principal acción es que evita los daños por los radicales libres que se forman en caso de diabetes. Junto con la alimentación y el ejercicio, ayuda a reducir la glicación no enzimática. Otro efecto interesante del ácido alfa lipoico es que es un apoyo en caso de neuropatía diabética porque ayuda a la regeneración de la mielina. Le recomendó 200mg 2 veces al día por 3 meses para notar los cambios de forma más efectiva.

El segundo nutriente fue el polinicotinato de cromo. Este es un micromineral que se encuentra en nuestras células. Es necesario para que la insulina transporte la glucosa dentro de las células. También es importante para el metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas. Le recomendó sólo el consumo de suplementos estandarizados. La nutrióloga le recomendó el polinicotinato de Labcell de 100 mcg una vez al día. 

El tercer suplemento muy importante para el buen funcionamiento del metabolismo son los probióticos. La nutrióloga le explicó que en nuestro cuerpo tenemos billones de bacterias que forman el microbioma. Cuando viven las bacterias malas en vez de las buenas, entonces pueden surgir diferentes enfermedades. Los problemas del metabolismo como la diabetes, el sobrepeso y el hígado graso se relacionan con la disbiosis, es decir que esta flora en el cuerpo está alterada. La microbiota también influye en el metabolismo del colesterol y hasta en el funcionamiento del cerebro. Seguramente, la mala alimentación de Juan, le habría alterado el microbioma. Por eso le recomendó lactobacillus acidophilus vivos uno cada 12 horas. Es muy importante que sean vivos y que resistan el ácido del estómago. Aunque no es fácil encontrar probióticos en esta forma, los prebióticos de Labcell sí cumplen estos requerimientos.

Juan estaba muy motivado por hacer todo lo posible para evitar complicaciones de la diabetes. Recordó a un vecino que sufrió amputaciones y ceguera por no controlar bien la diabetes. Así que siguió todas las recomendaciones de la nutrióloga.

Un mes regresó a consulta y su médico lo felicitó porque ya había bajado 3 kg de peso. “Aunque todavía te faltan unos kilos más, vas por muy buen camino” le dijo su médico. A los 2 meses su glucosa comenzó a mejorar de forma que su médico le redujo la dosis de su medicamento. “Si sigues así, puede ser que algún día no necesites el medicamento ya Juan”. le dijo su médico. Juan siguió con todas las indicaciones al pie de la letra.

4 meses después de que le diagnosticaron diabetes, acudió con su nutrióloga. Él estaba muy feliz y motivado. Y eso fue lo que le dijo: “Ya sé la respuesta a mi pregunta, que si la diabetes tiene cura. Yo estuve descuidando mi cuerpo por años y eso fue lo que me enfermó poco a poco. Cuando me dio diabetes yo quería que se me curara sola sin hacer nada, pero me di cuenta que sólo debía de dejar de hacer lo que me enfermaba. Yo seguí todas sus indicaciones y las de mi médico. He bajado casi 10 kg y toda mi forma de comer es diferente. Ayer por fin mi médico me acabó de suspender el medicamento. Me dijo que debo seguir checándome con él y que además debo seguir con todos estos cambios. No se si la diabetes tiene cura o no, pero yo logré controlar mi glucosa con mi nueva forma de comer, el ejercicio, los suplementos y ahora no necesito el medicamento ya. Eso es lo que me importa”.

En el mundo hay aproximadamente 400 millones de personas que padecen diabetes tipo 2. Sus complicaciones van desde ceguera, amputaciones y diálisis. Con tu estilo de vida y alimentación, es posible evitar tantas complicaciones. Hay personas que como Juan, hacen los cambios correctos ¿Qué eliges tú?

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados